GRACIAS POR VISITARME! PUEDES DEJAR UN COMENTARIO.

LUISANA

LUISANA
MI SOLSITO!!!!

ANHELOS

"Emergo radiante hacia la Luz



Esperando que descubras



La raíz de mis quimeras...



... Y al estar ante tí,



Despojada



Extremecida



Hallo que has de ver



Mi esencia..."





LOS SALUDO A TODOS CON LA PAZ DE DIOS!!





María Luz

martes, 24 de mayo de 2011

Madre!

Madre.

Cuando a la noche ruego poder sentir tu mano en mí pecho.
Cuando un arrumaco le demando al sueño.
Cuando caigo y duele, y aun cuando no duele, tu dulce nombre repito.

Cuando escapar al temor es casi un imposible.
Cuando un torbellino me despeina, o cuando la brisa me arropa.
Cuando río, cuando bailo. O cuando alcanzo mi estrella tu dulce nombre repito.

Cuando la lira, la estrofa. O la metáfora y el cáliz ya están vacíos.
La quena tampoco suena. La voz se me quiebra en llanto, tu dulce nombre repito.

Y cuando al alma también la cubren las sombras… Grito!

Mamá!

Mamita!



Madre!

Al pronunciar tú nombre.


Oh Dios!... Tú me respondes.



María Luz

jueves, 18 de noviembre de 2010

video

LUISANA PINTORA ?


LU INCURSIONA EN TODAS LAS AREAS DEL ARTE CON LIBERTAD COMO TODO NIÑO.
NO SABEMOS QUE HARÀ CUANDO SEA GRANDE, SOLO DEJAMOS QUE SE
EXPLAYE COMO QUIERA.
HOY VEO QUE IMPORTANTE ES UNA MIRADA DE AMOR Y ACEPTACIÒN DE PARTE DE
NOSOTROS LOS ADULTOS HACIA ESTOS LOCOS BAJITOS,
PARA CUANDO LLEGUE EL DÌA
DE VOLAR HACIA ESOS ANHELOS GESTADOS ENTRE RABIETAS Y RISAS,
ENTRE
BARRILETES Y VELITAS ENCENDIDAS, ENTRE PAPILLAS Y GIROS DE CALESITAS
QUE MAREAN A SUS ABUELOS, PERO QUE IGUAL SE ANIMAN A
TERMINAR LA VUELTA
SOLO PARA RECIBIR BESOS Y ABRAZOS DE CARAMELOS
MIENTRAS SUS OJITOS BRILLANTES REPITEN
A CADA PASO
GRACIAS ABUELOS POR ACOMPAÑAR MIS JUEGOS.

miércoles, 8 de septiembre de 2010

Soy Tummy...la historia de un perro.



Hola soy Tommy, soy la mascota que encabeza la página Mis sueños de mi amita María Luz, ahora que ella anda ocupada en otras cosas y que entra poco a este lugar les quiero contar una pequeña historia, si es que a alguien le puede interesar lo que piensa y siente un perro como yo, mitad pekinéz y mitad especie desconocida para decirlo de alguna manera. Les contaré algo que mi amita no se atrevería a relatarles de la mañana aquella casi mediodía cuando el último de sus cachorros, adulto ya, salió de la casa paterna hacia un nuevo rumbo, su nuevo hogar. Y tal como hice con cada uno que fue yéndose de la casa me quedé esperando que regrese como todos los días al llegar la tardecita. Y permanecí echadito en medio de la puerta de su habitación. Me quedé esperando a aquellos que hasta hacía poco nomás jugaban conmigo y me llenaban de mimos; es que yo pensaba que en cualquier momento entrarían a ocupar cada uno su lugar.

Esa tarde echadito en el mismo lugar observaba el espacio que hacía unas horas nomás había quedado vacío de los objetos conocidos y veía que mi amo entraba y salía ajetreado de la pieza, yo corría el riesgo de que me pudiera pisar en su apuro pero no me quería mover de allí y pensaba extrañado: ¿porque será que justo hoy a mi amo se le ocurrió pintar la pieza y sin que mi amita se lo tuviera que pedir?

Miraba todos los movimientos de mis dos amitos. Vi que luego de pintar fueron colmando de nuevos enseres la habitación vacía, cómo los dos invadían cada rincón que hasta hacía poco llenaban los espacio de cosas conocidas por mí. Aunque soy un perro podía darme cuenta que lo hacían para de ahí en adelante compartir con sus propios objetos las vivencias del pichón que había volado del nido; también pensaba que ellos disimulaban su desazón ya que ahora sus cachorros tendrían sus propias costumbres, pero lejos del rincón fraterno.

Observaba cabizbajo que parecía haberse partido el nexo, el vínculo de compartir el día a día y ese apuro normal que tiene todo joven para llegar a cualquier parte. Aunque para mí cada lugar que iba quedando desocupado de la casa me resultaba un tanto difícil de volver a darle nuevo calor.

Sabía por mi amita que esto era algo normal de las especies y que en mi mundo también ocurre igual, pero mientras ella, nerviosa y enjugando unas lágrimas me preparaba la comida y me hablaba atropelladamente de la vida y de lo que se llevaba con su paso, me puse a pensar que ya no iba a escuchar como todos los días detrás de la puerta esa música a todo volumen que me hacía esconder las orejas y el rabo entre las patas. Tampoco oiría la risa que como brisas frescas recorrían toda la casa. Ya no compartiríamos el desayuno y cada despedida hacia el trabajo temprana la mañana, ni acompañaría sus cenas, charlas entre hermanos o los altercados de todos los días por invadir los espacios del otro.

Les cuento que llegué al hogar de mis amitos cuando tenía casi treinta días de vida, de esto hace más de diez años; en esos días se había ido al cielo de las mascotas Pachu, un perrito de raza pekinés, no entiendo nada de eso pero escuché que era pekinés puro. Yo me parecía mucho a él, por eso mi amita que estaba muy triste me recibió con alegría, me alimentó y me cuidó también con mucha paciencia todas esas noches que yo fastidiaba con mis ladridos, normal de todo cachorro y crecí como todo animalito malcriado por los niños. Aunque no eran tan niños ya que estaban en edad de empezar a volar como le gusta decir a mi amita.

Pasaron pocos años y el nido comenzó a despoblarse; fueron dejando su lugar de la casa de a uno, y en poco tiempo nos quedamos solos, o sea mis amitos y yo.

Yo como siempre los miraba irse y daba vueltas alrededor de ellos, aunque algunas veces se iban tan de prisa que no se daban cuenta de que yo estaba triste y que por eso los fastidiaba moviéndoles la cola y me atravesaba en el camino mientras ellos andaban felices trasladando hacia su nuevo hogar todas las cosas que atesoraron desde la niñez.

Todos en la casa creen que porque soy un perro no me doy cuenta de que las personas queridas se van y que con ellos se llevan los olores que me son conocidos y ese calorcito que me prodigaban, en los siguientes meses cuando me metía debajo de la cama a robarles un zapato o quería dormir al lado de las pantuflas mulliditas me desorientaba un poco.

Ellos quizás nunca sepan que siempre que me duermo sueño que todo vuelve a ser como cuando todos éramos cachorritos. Por ese motivo será que estos últimos años me cambió bastante el humor y no soy más el travieso de siempre, que rompía las cosas pero jugando. Ahora estoy constantemente enojado y por ese motivo desde hace un tiempo no la dejo a mi amita que me bañe, algo que ella hacía a menudo y aunque siempre me resistía un poco me gustaba ya que era placentero que me alzara en brazos y compartiera su tiempo conmigo.

Ahora luzco distinto a la foto de la portada, tengo mi pelaje apelmazado y sucio, como las rastas que usan algunos adolescentes, y por eso mi amita dice mirándome de reojo que soy un rebelde sin causa. Pero todo pasó por darle batalla a esta situación común de todas las especies, creo que por eso me fui haciendo arisco y aunque no quiero que se alejen, a todos les gruño y mordisqueo.

Los primeros tiempos de mi metamorfosis a la única que cuidaba y respetaba era a mi amita ya que ella está más al tanto de lo que me sucede.

Pero con el correr de los años no solo cambió mi aspecto sino que mi nombre ahora es Tummy, se escribe con una letra u, en lugar de la o; ya que así me nombra Luisana la nueva cachorrita, nieta de mis amitos quien el 14 de Noviembre cumple cuatro años.

Les cuento que con el paso de los días y a distintas circunstancias me fui transformando en un animalito mucho más intratable en los últimos tiempos, perdiendo así los privilegios en la casa. Esto pasó un día que comencé a morder a todos, estaba tan cegado que ni a mi amita reconocí y quise morderla también, y me sacó de patitas a la galería, ahora tengo mi cucha ahí.

Y aunque no me falta mi comida, el agua y no paso frío, ahora solo puedo compartir desde el patio las costumbres diarias de la casa y las travesuras de Luisana que como toda cachorrita cuando sale al patío quiere jugar conmigo. Ella me trae regalitos, pero yo no transijo y le muestro los dientes. Aunque algunas veces la dejo que se me acerque para ver que pasa, pero mi amita la reta a la nena porque ella a toda costa quiere tirarme la cola. Por ahora pienso que es mejor no darle mucha cabida, ya que así no tendré que lamentar el vuelo de otro cachorrito el día de mañana.

Además yo me transformé en un perro adulto; y ahora vivo yo también mi propia independencia. Sí, porqué yo también decidí vivir como quiero, y algunas veces no a todos los que nos rodean les puede gustar la forma en la cual queremos vivir.

Porque pienso que cuando llegamos a adultos y sin importar la raza a la que pertenecemos hacemos valer el derecho a nuestro propio albedrío.



CON CARIÑO PARA MI NIETA LUISANA Y PARA TODOS LOS NIÑOS QUE LES GUSTEn LAS HISTORIAS.

María Luz Septiembre del 201o

viernes, 27 de agosto de 2010

27 de Agosto del 2010



Siempre hice alución a mis sueños, y a lo importante que es tener un sueño como para darle sentido a la vida, o a esta vida. Concretar mis sueños fue o era mi mayor ilución. Y hoy a partir de algo que me hizo dar de bruces como contra una pared, me di cuenta que en realidad nunca tube en claro cual es ese sueño al que quiero llegar.



Me quedé pensando en esto mientras veía Tratáme bien, una novela argentina que hace dos años dieron por canal trece, y que hoy gracias a una página del mismo canal que subió los treinta y seís capitulos pude verlos en solo una semana.



En esta novela me sentí identificada con Sofía la protagonista, aunque ella es una mujer casi veinte años más joven que yo, pero con la misma sensación de soledad, de frustración, de sentir que vamos por la vida sin que nadie se dé cuenta de que estamos, que sea lo mismo si reímos o lloramos, si logramos ser felices o no. No poder saber si se acuerdan de nosotras cuando no nos necesitan.



¿Qué son los sueños en realidad? o mejor dicho ¿Cual es ese sueño que me desvela?



Alguien me dijo que un sueño es un proyecto, pero que a ese proyecto hay que llevarlo a cabo, uno debe ponerlo en marcha, paso a paso, tomando medidas, dandole forma como si fuera una empresa, sino nunca puede hacerse realidad, porque un sueño tiene que tener entidad, sino pasa a ser un mero deseo, algo sin importancia.



Y me dí de narices en que lo mío es solo una útopia: algo que no sé llevar a cabo porque no son proyectos realizables. Porque en realidad entre tantos bosquejos, uno de ellos es llegar a ser feliz y encontrar la paz. Poder reír junto a mis hijos, a mi nieta. Poder disfrutar los años que Dios me ha extendido por pura gracia. Compartir una velada con amigos, viajar aunque solo sea con un buen libro entre las manos, o solamente poder contemplar una puesta de sol tomada del brazo de alguien que se sienta feliz a mi lado.



No pensar en que el odio, la ira, el malhumor me llena de hiel las venas obstruyendome el camino hacia la verdadera virtud.



Y me doy cuenta que esta es una empresa dificil porque no soy dueña de poner en marcha los mecanismos de mis propios proyectos porque dependo siempre de terceros.



Toda mi vida fue así, siempre es alguién quien digita mis pasos a dar. ¿Como puedo hacer y deshacer mi fábrica de sueños, si siempre hay alguien que tira abajo mi maquinaria creadora.

Me siento ahogada en esta caparazón dura que se fue gestando a mi alrededor, tanto que ya ni ganas tengo de pensar en sueños, solo tengo ganas de poder dormir un poco y no pensar en nada hasta mañana.





María Luz

martes, 2 de marzo de 2010

SILENCIO... QUIETUD...

Cuando pierdes contacto con la quietud interior, pierdes contacto contigo mismo. Cuando pierdes contacto contigo mismo, te pierdes en el mundo.

Tu sentido más interno de ti mismo, tu sentido de quién eres, es inseparable de la quietud. Ése es el Yo Soy que es más profundo que el nombre y la forma.

La quietud es tu naturaleza esencial. ¿Qué es la quietud? El espacio interno o conciencia en el que las palabras de esta página son percibidas y se convierten en pensamientos. Sin esa conciencia, no habría percepción, ni pensamientos, ni mundo.

Tú eres esa conciencia, disfrazada de persona.

El equivalente del ruido externo es el ruido interno del pensamiento. El equivalente del silencio externo es la quietud interna.

Cuando quiera que haya silencio a tu alrededor, escúchalo. Esto significa que, simplemente, has de darte cuenta de él. Préstale atención. Escuchar el silencio despierta la dimensión de quietud dentro de ti, porque sólo la quietud te permite ser consciente del silencio.

Observa que en el momento de darte cuenta del silencio que te rodea, no estás pensando. Eres consciente, pero no piensas.

Cuando te das cuenta del silencio, se produce inmediatamente ese estado de serena alerta interna. Estás presente. Has salido de miles de años de condicionamiento colectivo humano.
Mira un árbol, una flor, una planta. Deja que tu conciencia descanse en ellos. ¡Qué quietud manifiestan, qué profundamente enraizados están en el Ser! Permite que la naturaleza te enseñe la quietud.

Cuando miras un árbol y percibes su quietud, tú mismo te aquietas. Conectas con él a un nivel muy profundo. Te sientes unido a cualquier cosa que percibes en y a través de la quietud. Sentir tu unidad de ti mismo con todas las cosas es verdadero amor.

El silencio ayuda, pero no es necesario para hallar la quietud. Aunque haya ruido, puedes sintonizar con la quietud subyacente, el espacio en el que surge el ruido. Ese es el espacio interno de pura conciencia, la conciencia misma.

Puedes darte cuenta de que la conciencia es el trasfondo de todas tus percepciones sensoriales, de toda tu actividad mental. Siendo consciente de la conciencia surge la quietud interna.

Cualquier ruido molesto puede ser tan útil como el silencio. ¿Cómo? Abandonando tu resistencia interna al ruido y permitiendo que sea como es; esa aceptación también te lleva al reino de paz interna que es quietud.

Cuando aceptas profundamente este momento tal como es —tome la forma que tome—, estás sereno, estás en paz. Presta atención a la pausa: la pausa entre dos pensamientos, al breve y silencioso espacio entre las palabras de una conversación, entre las notas de un piano o de una flauta, o al breve descanso entre la inspiración y la espiración.

Cuando prestas atención a esas pausas, la conciencia de «algo» se convierte simplemente en conciencia. Surge de dentro de ti la dimensión informe de pura conciencia y reemplaza la identificación con la forma.

La verdadera inteligencia actúa silenciosamente. Es en la quietud donde encontramos la creatividad y la solución a los problemas.

¿Es la quietud tan sólo ausencia de ruido y contenido? No; es la inteligencia misma: la conciencia subyacente de la que nace toda forma. ¿Y cómo podría eso estar separado de quien tú eres?
De allí salió la forma que crees ser, y lo que la sustenta.
Es la esencia de todas las galaxias y de las hojas de hierba; de todas las flores, árboles, pájaros, y de todas las demás formas.

La quietud es la única cosa de este mundo que no tiene forma. Pero en realidad no es una cosa, y tampoco es de este mundo.

Cuando miras un árbol o un ser humano desde la quietud, ¿quién está mirando? Algo más profundo que la persona. La conciencia está mirando a su creación.

En la Biblia se dice que Dios creó el mundo y vio que era bueno. Eso es lo que ves cuando miras sin pensamiento, desde la quietud.

¿Necesitas más conocimiento? ¿Crees que más información, u ordenadores más rápidos, o más análisis científicos e intelectuales van a salvar al mundo? ¿No es sabiduría lo que más necesita la humanidad en estos momentos?

Pero ¿qué es la sabiduría? ¿Dónde se encuentra? La sabiduría viene cuando uno es capaz de aquietarse. Sólo mira, sólo escucha. No hace falta nada más. Aquietarse, mirar y escuchar activa la inteligencia no conceptual que anida dentro de ti. Deja que la quietud dirija tus palabras y tus acciones.

"El Silencio Habla "
Autor: Eckhart Tolle.

Es una copia del blog "UN TRAYECTO...UN CAMINO...UNA VIDA"

martes, 16 de febrero de 2010

LUISANA CUANDO CUMPLIO 1 AÑITO

EL NACIMIENTO DE BONITO!!

Es la mañana de un día sábado y amaneció el día muy soleado; en el jardín zoológico muy temprano nacieron 4 cachorros de tigre. Con gran trabajo de parto para la mamá tigresa quién quedó exhausta, pero después que lavó con su lengüita a los hijitos muy prolijamente se quedó echadita descansando.

Los cachorritos estaban con hambre y buscaban muy desaforados a su mamita para comer. Cada uno se acomodó después de encimarse sobre sus hermano en un lugarcito al lado de la mamá. Era divertido de verlos porque parecía que se estaban peleando por el mejor lugar.

Y vieran cómo se relamían los bigotes al tomar la leche rica y tibiecita. Pero uno de ellos que parecía ser un poco vago no quería comer y temblaba de frío porque se había alejado de su mamá y sus hermanos.

Cuando se dio cuenta el veterinario lo puso al lado de la mamá tigre pero el animalito seguía sin poder succionar su lechita, entonces lo sacó de la jaula y lo llevó al consultorio. El hombre esa mañana había llevado de paseo al trabajo a Rocío su hijita más pequeña ya que le había prometido compartir una mañana en contacto con los animales.

La niña muy contenta al ver a su papá con el animalito enseguida quiso alzarlo y tanto insistió que el papá se lo puso en los brazos al cachorrito de tigre. Pero antes le dijo que como era muy chiquito y frágil tenía que tener cuidado de no apretarlo. También debía sostenerlo con precaución para que no se le caiga de los brazos pues era un bebé y podía lastimarse.

Rocío con mucha dulzura puso la mamadera en la boquita del bebe tigre que insistía en no comer, y aunque le costó un poco al fin la nena logró que tome toda la leche.

Rocío no se cansó esa mañana de mirar como dormía el tigrecito y dulcemente le daba besitos.

¿Papá le puedo poner un nombre…? _Bonito...

_¿Y como le pondrías hija? Dijo el papá.

_¡Bonito... papá! ¡No escuchaste que te dije Bonito!

_Bueno Rocío es un lindo nombre, dijo el papá riendo y abrazando a su hija.

Luego llevaron al cachorro y lo dejaron al lado de la mamá que ya esperaba inquieta al hijito.

De regreso al hogar el papá sonreía satisfecho, había sido un día muy provechoso en su trabajo por el feliz nacimiento de los tigrecitos, y su pequeña Rocío había aprendido a cuidar al pequeño animalito y lo había hecho con mucho cariño.

La nena dormía en el asiento trasero del auto, iba feliz soñando con Bonito.
Y su papá pensaba, ¡que alboroto se armará mañana domingo cuando les diga a las pequeñas visitas que le pongan nombre a los 3 hermanos de Bonito!



ESTE CUENTITO LO ESCRIBÍ HACE MUCHO TIEMPO Y HOY LO DESCUBRÍ MIRANDO MIS COSAS ANTIGUAS.. JA JA JA... ME PARECIÓ QUE PODÍA SER LINDO COMPARTIRLO CON MI NIETA Y SOBRINOS NIETOS, ADEMÁS EL SÁBADO NACIÓ JUAN CRUZ OTRO SOBRINO NIETO, Y SE SIGUE AGRANDANDO LA FAMILIA PARA REGOCIJO DE NUESTRAS VIDAS; QUE SERÍA LA VIDA SIN ÉSTOS LOCOS BAJITOS...

Con cariño de María Luz... febrero del 2010

domingo, 7 de febrero de 2010

LAS CHISPAS DEL HOGAR

La cerviz inclinada
Las sienes blancas
La mente ausente
De los primores alejada.

Solo se le acercan los aromas
De la vieja cocinita estrecha
Donde manos laboriosas soba
El pan que con amor cosecha.

Fue de esos tiempos
La riqueza
Y en estos otros
Son momentos.

Y en un cofre guardado estará
Por siempre
Protegida toda su belleza.

Las chispas van y vienen
Por momentos del hornito saltan
Risas, llantos, danzas.

Los ojos cansados de la anciana sonríen
Al ver recién salida la calentita hogaza
Son vaivenes propios de la vida
Que realzan el vigor, y se llevan la tristeza.



María Luz

FELIZ NAVIDAD!!!!!!

MAÑANA ES DÍA DE FIESTA, DÍA DE NAVIDAD.
POR ESO LA CAMPANITA NO HACE MÁS QUE REPICAR.
CAMPANITA DE LA IGLESIA, PARECE MI CORAZÓN
Y EL CORAZÓN DE MI PUEBLO,
QUE REPICA EN CADA PALPITACIÓN.

HACE NO SÉ CUANTOS AÑOS EN BELÉN NACIÓ EL SEÑOR. POR LOS CIELOS, MILAGROSO, UN LUCERO
APARECIÓ. EN SU CUNITA DE PAJA FUERON A DARLE CALOR UN BUEY, UN ASNO Y TRES REYES, SEGÚN ME CONTÓ UN PASTOR.

Y CON TÁN CÁLIDO ALIENTO FUE CRECIENDO EL NIÑO DIOS, PARA INUNDAR EL MUNDO DE PAZ CONSUELO Y AMOR.

FESTEJANDO EL NACIMIENTO HABRÁ ALEGRÍA EN LAS ALMAS, Y EN LA MESA PAVO, CASTAÑAS Y SIDRA.

Y EL CORAZÓN DE MI PUEBLO, IGUAL QUE MI CORAZÓN, PASARÁ EL DÍA DE FIESTA
REPICA QUE TE REPICA.

EN ESTA NAVIDAD DIOS BENDIGA A MI FAMILIA

EN ESTA NAVIDAD DIOS BENDIGA A MI FAMILIA
Y A TODA LAS FAMILIAS DEL MUNDO!!

LA VIDA ES BELLA!!

Loading...

MARÍA LUZ

MIS SUEÑOS

Mi foto
San Fernando, Bs As, Argentina
ABUELA, MADRE Y ESPOSA CON ALARDES DE ESCRITORA.

Beautiful Flower Pictures

NADA PUEDE LASTIMARTE A MENOS QUE...

NADA PUEDE LASTIMARTE A MENOS QUE...
LE CONCEDAS EL PODER DE HACERLO

EDU Y NOE COMPARTIENDO UNA RICA TORTA

EDU Y NOE COMPARTIENDO UNA RICA TORTA
EN "FAME" DE BELGRANO

FELIZ AÑO 2010 Y QUE SE CUMPLAN TODOS LOS SUEÑOS!!

BRINDO POR UN AÑO BENDECIDO PARA TODOS LOS ARGENTINOS, MI FAMILIA Y AMIGOS QUE RECIDEN EN DISTINTOS LUGARES DE ESTE UNIVERSO MARAVILLOSO...

QUE DIOS NOS GUARDE DEL MAL QUE ALCANZÓ AL MUNDO EN ESTOS TIEMPOS... Y QUE TODOS PODAMOS ACERCARNOS MÁS AL CRISTO DE LA GLORIA Y ASÍ SENTIR SU PRECENSIA CADA DÍA DE ESTE AÑO...

QUE DIOS NOS BENDIGA HERMANOS Y QUE NUNCA NOS DESAMPARE...

AMÉN